Ordenación urbana y Parque Central de Alicante

[Top 25 World's Best Final Project] >>
El ferrocarril, desde su llegada a Alicante en 1857 ha marcado la economía pero también el crecimiento urbano de la ciudad generando un gran corte. Desde hace algunos años, existe la voluntad política y sobre todo ciudadana de hacer desaparecer este corte y conseguir un gran espacio verde para la ciudad.

En contraposición, dos propuestas; el Ayuntamiento, tras años de debates y promesas electorales, tiene un proyecto para soterrar las vías del tren, que incluye el derribo, entre otras construcciones, de la estación actual, construir una nueva y moderna estación-centro comercial, crear una nueva red de viarios de tráfico rodado y financiarlo con la construcción de una gran superficie de viviendas. En esta propuesta el parque queda relegado a un segundo plano, quedando como una serie discontinua de zonas verdes. 

La alternativa, la propone un movimiento ciudadano y que pone en crisis la necesidad de soterrar las vías, intenta conservar todos las construcciones existentes vinculadas al trazado ferroviario, colocar una nueva estación en el extremo de la ciudad y conectarla con el centro mediante la red de tranvía, permitiendo la creación de un gran parque verde y continuo.

Ante una situación de diferencias tan grandes entre lo que propone la administración y lo que esperan los ciudadanos, surge la motivación de realizar un nuevo proyecto para la ordenación del espacio que dejará la infraestructura ferroviaria; una tercera alternativa, basada fundamentalmente en un profundo análisis histórico, funcional, sociocultural y urbanístico de la ciudad de Alicante, de los barrios colindantes, y de cómo éstos se relacionan entre sí y con futuro parque central de la ciudad.

Generar una gran zona verde en pleno centro de Alicante y que lo traviese de forma lungitudinal cosiendo barrios historicamente aislados y conectándose con las  diferentes zonas verdes de los barrios colindantes para constituir un sistema mayor con capacidad funcional de escala municipal.

Gestionar el valor de los nuevos nodos de intercoexión urbana surgidos a partir de la permeabilidad viaria, alterando la condición funcional de plazas (centros) y de avenidas (ejes) formando parte de una nueva jerarquía viaria.

Ubicar la futura estación intermodal y dotarla de una condición de internodalidad,  capaz de ser el elemento atractor estructurante de la propuesta, que traslade  centralidad de actividad, tránsito y acontecimientos hacia la parte este de la ciudad.

Creación de un frente hacia el parque, completando las numeroas medianeras y conseguir una lectura unitaria de toda la intervención. Mantner la continuidad  visual del parque en toda su longitud, y gnerar espacios para el acontencimiento  alternando grandes espacios abiertos con pequeños espacios recogidos que permitan  maximizar el número de actividades.


Con una amplitud variable, el espacio que deja el parque e vías va desde el final del primer ensanche de Alicante, definido por el fin de unos de sus ejes principales hasta el final de la ciudad actual, con la posibilidad de continuarse hasta el final de la  ciudad futura. Los barrios de Alipark, Princesa Mercedes, San Blas, etc. se colocan sobre él, entendiendo este espacio como el final de cada uno de ellos, y en muchos casos dándole la espalda.

Hoy día, la posibilidad de que desaparezcan las vías implica el cambio de paradigma de este gran espacio, deja de ser el final de todo y comienza a ser el principio; Principio del gran parque central, como puerta a la naturaleza, principio de cada uno de los barrios que lo delimitan, que ahora deberán girar sobre sí mismos y funcionar como parte de un conjunto mayor y multiconectado, y principio de la ciudad, como elemento capaz de absorber el flujo de personas que aportan las nuevas infraestructuras (viarios transversales, tranvía, alta velocidad...)

Se encuentra en medio de una ciudad compuesta de retales, de pequeños barrios diversos sin vínculos entre ellos y cerrados funcionalmente en sí mismos. Con tipologías edificatorias muy diferentes y con una ausencia absoluta de mixticidad de usos, más allá  
de los mini-nodos internos de cada uno de ellos, el nuevo espacio tiene la obligación de coser todos estos retales y darle un sentido unificado de ciudad.