Parking Day CDMX

Parking Day CDMX (México)
2014


El Parking Day consiste en, durante un periodo definido de tiempo, ocupar un espacio público (un cajón de estacionamiento de parquímetro) y darle un uso diferente. Se trata de una iniciativa reivindicativa sobre la necesidad de dar más espacio al peatón y menos al coche para fomentar una cultura urbana de mayor calidad.

El Parking Day de México tiene la particularidad de que se desarrolla en Ciudad de México, y eso implica que intentaremos apropiarnos de un espacio público en un contexto de apropiación indiscriminada del espacio público. A diferencia de otras ciudades, donde ocupar la calle es anecdótico y por tanto llamativo y diferente, en el caso que nos ocupa corremos el serio riesgo de pasar desapercibidos y quedar disueltos entre la acumulación de ambulantes, tianguis, kioscos, carritos...

Por lo tanto, no basta con apropiarse de un pedazo de espacio público sino que esa apropiación debe ser totalmente diferente a las ocupaciones convencionales, es más, debe ser opuesta, debe ser un manifiesto contra las prácticas abusivas de apropiación del espacio público.


El Parásito Invertido.

Proponemos construir una instalación que funcione a la contra, una instalación que lejos de instalarse en el lugar asignado, ocuparlo de forma extensiva, tratar de explotar al máximo sus recursos naturales (y especialmente los artificiales) y retornarle residuos y sociedad, teníamos la oportunidad de construir un antiparásito, o un parásito invertido.

Proponemos una crítica en positivo, responder a cada mal uso con su opuesto, una intervención que no solo conciencie de la necesidad de priorizar a las personas por encima de los coches, sino que priorice a las personas por encima de las personas sin conciencia cívica. De esta forma, ante la conexión pirata a la rede eléctrica pública, proponemos autosuficiencia lumínica, ante el vertido de residuos, proponemos instalar papeleras que ayuden a evitar ensuciar la colonia, frente a la "conquista" de superficie a través de sucesivas ampliaciones, limitarnos a usar el espacio necesario 


El concepto de parque.

Venimos de una ciudad donde los árboles no rompen la banqueta. Pese a todos los atentados contra la matriz biofísica de la ciudad (sellando el suelo, entubando ríos, desecando el lago...) México dispone de una vegetación exuberante que cubre por completo calles enteras o que destruye banquetas, y al igual que los espacios públicos ocupados, ya forman parte del paisaje cotidiano lo que dificulta que le demos el valor que corresponde.

En la mayoría de los parques de la ciudad, la vegetación es un actor secundario, limitándose a imponer trayectorias y dirigir direcciones, forzando un uso orientado al movimiento. Ejes, caminos, pasos, y lo que sobra, la naturaleza. En nuestra intervención proponemos invertir esa tendencia y llevar a la vegetación a una posición protagónica, si bien diseñamos un parque temporal, nuestra propuesta es que sea un parque sin actividad, sin recorridos, sin nada que nos distraiga del valor principal, la naturaleza como concepto de belleza.